“Les recordamos una vez más, estamos aquí por y para ustedes”, carta de la Directora de la Preparatoria antes de iniciar la Marcha de la Vida

“Les recordamos una vez más, estamos aquí por y para ustedes”, carta de la Directora de la Preparatoria antes de iniciar la Marcha de la Vida

“Marcharemos por esas 6 millones de personas que no pudieron contar su historia. Marcharemos por los sobrevivientes que vivieron ese horror”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pasado 24 de abril, 43 alumnos de la Preparatoria Sefa iniciaron “una gran experiencia: la Marcha de la Vida.

“Marcharemos por esas 6 millones de personas que no pudieron contar su historia. Marcharemos por los sobrevivientes que vivieron ese horror. Marcharemos por la alegría de estar vivos. Marcharemos por la paz en el mundo. Marcharemos por la tolerancia al que es diferente, por el respeto a la individualidad, por los niños, por nosotros.

“Gracias padres, gracias Sefa, gracias madrijim, por dejarnos vivir este gran proyecto de vida”, afirmó Brenda Stern, Directora de la Preparatoria.

Carta de Brenda

Queridos todos:

Estamos a punto de iniciar una gran experiencia de vida. La cuenta regresiva comenzó hace muchos meses y por fin llegó el día. Estamos nerviosos, no sabemos qué empacar. No sabemos exactamente el clima que nos tocará ¿nos llevamos botas o solamente con los tenis será suficiente?

¿Me dará frío con esta chamarra? ¿Hará calor en Israel?… la verdad es que nada de eso importa ahora. Concentrémonos en lo que estamos sintiendo. En cómo vamos a honrar a las víctimas de ese horror. En cómo todas las historias que hemos escuchado las vamos a poder transferir al lugar de los hechos.

Vamos a ser testigos de la máxima tragedia en la historia. Un genocidio de nuestra propia gente, nuestros antepasados. Ahora ya no nos lo explicarán en una clase; ni veremos fotos en una presentación de Power Point, ni videos.

Esta vez nos toca verlo con nuestros propios ojos y caminar justo en ese suelo. El suelo donde millones de vidas fueron arrebatadas de la peor manera posible. Vamos a estar en esas fábricas de la muerte de las que tanto nos han hablado. Y si creemos que con este viaje vamos a lograr poder entender mejor el Holocausto, es cuando nos damos cuenta de que  vamos a entender todavía menos. No vamos a comprender cómo pudo existir tanta crueldad, ahí, a la mitad de la ciudad.

Cómo en este espacio pudieron haber personas quemándose. Cómo la línea entre los guetos y las ciudades polacas era tan delgada y la gente permaneció callada. Todo eso se lo van a cuestionar una y otra vez. Pero cada quien lo sentirá a su manera. Ahora es momento de preguntarnos: ¿para qué estoy ahí?, ¿qué voy a hacer después? ¿Realmente me sirvió esta experiencia de vida?

Tomen todo lo que aprendan y empápense de ganas de vivir. Celebren que están con su familia y que están en un lugar seguro. Tomen lo que les ha enseñado este proceso y lo que les enseñará la experiencia. Para contarlo a gente que no tiene la misma oportunidad que nosotros, síganse cuestionando todavía más, denle seguimiento. Porque también hay trabajo después.

Varsovia, Cracovia y Lublin son ciudades hermosas. Con mucha historia, además de los horrores cometidos, no todos los polacos fueron perpetradores y no cada espacio que pisaremos está inundado de muerte. Ahí hubo judíos durante muchas generaciones, y vivieron hablando yiddish y trabajando en libertad. Observen esa parte también y tómenlo en cuenta.

Les recordamos una vez más, estamos aquí por y para ustedes. En el momento que necesiten un hombro para llorar en silencio, para tener una plática profunda, para sacar corajes o para mostrar agradecimiento de estar vivo. Ahí estaremos.

Los queremos mucho

León, Yair y Brenda.

Deja un comentario