«LA SEFA EN LA MARCHA DE LA VIDA»: “Tuvimos la oportunidad de ver una cloaca en donde se escondían los niños y por donde salían a conseguir alimento”

«LA SEFA EN LA MARCHA DE LA VIDA»: “Tuvimos la oportunidad de ver una cloaca en donde se escondían los niños y por donde salían a conseguir alimento”

También tuvimos la oportunidad de ver una cloaca en donde se escondían los niños y por donde salían a conseguir alimento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por: Brenda Stern, Directora de Preparatoria

Hoy salimos a las 8:00 rumbo al cementerio judío. Nuestra guía nos explicó que en ese cementerio hay más de 250,000 tumbas.

Entre éstas, está la del escritor más importante dentro de la cultura yidish (Itzjak Leibush Peretz), la del judenrat, quien se suicidó dos días después de la gran deportación (Chain Rumkowsky), así como la del padre de Janusz Korczak.

Es impresionante el tamaño de ese cementerio. También tuvimos la oportunidad de ver una cloaca en donde se escondían los niños y por donde salían a conseguir alimento.

Después visitamos el gueto de Varsovia. Un espacio de 4 kilómetros cuadrados en donde metieron a más de 400,000 personas antes de la gran deportación de 1942.  Caminamos y vimos lo que queda del muro. Observamos parte del puente en donde pasaban los judíos del gueto grande al pequeño, ya que atravesaba la calle Chlodna (calle muy transitada de Varsovia).

Después llegamos a Umschlagplatz, que es donde mandaban a los judíos antes de llevarlos directamente a Treblinka. Durante dos meses –entre julio y septiembre de 1942– transportaron a más de 300,000 judíos.

Caminamos por el camino de memoria y martirio, que va desde la plaza hasta el monumento de Rapoport, lugar donde se honra el levantamiento del gueto de Varsovia. En este camino también se encuentra un monumento en “Mila 18”, que es donde estaban tres edificios con un sótano en donde murieron los participantes de la rebelión más importante que hubo en el gueto, incluyendo a Mordechai Anilevitz.

Nos tocó hacer la ceremonia en el monumento de Rapoport y fue muy emotivo. Ahora vamos de camino a Cracovia.

Mañana nos esperan nuevos aprendizajes.

Deja un comentario