unnamed (3)

En todos los niveles promovemos habilidades de convivencia entre compañeros; con su entorno y compromiso con el planeta, así como con todos los seres vivos

Mtra. Rebeca Gateño, Directora de Kínder.
1

Nuestro Kínder

La etapa de preescolar, o de la primera infancia, es el momento en el que el niño se adentra en un contexto diferente al de su casa. Aprende a adaptarse a un medio ambiente rico en experiencias, en las que van adquiriendo multitud de valores, destrezas, habilidades y  aprendizajes. El sistema del Kínder del Colegio Hebreo Sefaradí tiene comprendidos:

  – Tinokí

  – Maternal 

  – Casa de Niños 

  – Preprimaria 

Tinokí

Está diseñado para estimular a los niños desde 1 año 3 meses, o cuando ya tengan habilidades motoras desarrolladas para mantenerse parados y caminar.

Maternal

Recibe niños desde los 2 años. En esa etapa se busca que el niño se torne hábil en la parte verbal y en el control de esfínteres.

Casa de los Niños

La Casa de Niños recibe niños de 3 a 5 años. En esta etapa se estimula al niño a que aprenda a contar y reconozca letras que le son familiares.

Preprimaria

En Preprimaria se tiene como objetivo que el niño explore y entienda con una visión matemática: la geometría, suma, resta y multiplicación, de manera concreta. Asimismo que aprenda a leer textos cortos.

Las instalaciones del Kínder Sefa


En todos los niveles se promueven habilidades de convivencia entre compañeros; con su entorno y compromiso con el planeta, así como con todos los seres vivos. Se imparte hebreo y judaísmo desde maternal, 3 veces por semana. En preprimaria se dan clases de 45 minutos diarios. Se imparte inglés en casa de niños 3 veces por semana, y en preprimaria se dan clases de 45 minutos diarios.

En el Salón de Ciencias, se trabajan interdisciplinariamente todas las asignaturas. Existe un planetario, mesas de luz, pizarrón interactivo y pantalla de 180º que da una proyección de movimiento y 3D.

En el salón de estimulación sensorial y motora se desarrollan habilidades motoras, de equilibrio y sensoriales. Es manejado por una psicopedagoga en conjunto con el maestro de Educación Física.

Los recreos son planeados con el maestro de Educación Física, quien lleva a cabo actividades que invitan a los niños a jugar con diferentes materiales, pelotas brincadoras, cuerdas, rodar llantas, juego de pelota, etcétera.

Filosofía Montesori

María Montessori desarrolló un método para implementar su filosofía, siendo su enfoque principal la autoconstrucción del niño. Tenía como meta mantener un ambiente preparado y listo para que el niño se apodere de él. Siempre por medio de la experimentación y la observación, el pequeño puede aprender de sus errores y aciertos en un ambiente nutrido de materiales adecuados a su edad, en donde puede desarrollar todos sus potenciales.

En el Kínder Sefaradí, los niños aprenden y desarrollan habilidades de acuerdo con esta metodología, y  por medio de ésta construyen su propio conocimiento. El método Montessori enriquece a los niños con diferentes estilos de aprendizajes, ya que el material está científicamente diseñado para que, de una manera concreta, penetre en la mente del niño, llegando luego a la abstracción.

Los padres, la clave del Kínder CHS

Los padres son pieza importante para que el aprendizaje sea casa-escuela-casa. Por ello, están involucrados en el bienestar de sus hijos y apoyan con sus áreas de experiencia asistiendo a dar pláticas y asesoría a los niños. De tres a cuatro veces al año, asisten los abuelos a leer cuentos para motivar a los niños a la lectura.

También contamos con talleres para los niños de preprimaria los lunes, martes y miércoles de 1:00 pm a 2:00 pm. Una vez al año se realiza una feria en la que se involucra a los padres y se presentan los resultados de los aprendizajes de los niños.

Los egresados del Kínder CHS

La formación integral que proporciona el CHS producirá en sus egresados de Preescolar las características y atributos indispensables para la construcción de capacidades y competencias que les permitan como niños judeo-mexicanos incorporarse a la Primaria y formar parte de la comunidad judía mexicana.

Estas características hacen referencia a los cuatro pilares básicos de la educación: saber, saber hacer, saber ser y saber convivir. Asimismo, las actividades están planeadas en términos de capacidades psicomotoras, intelectuales, comunicativas, socioafectivas, personales y culturales.

Al concluir sus estudios, el egresado de Preescolar del CHS será capaz, entre otras cosas, de:

  •   Adaptar los movimientos finos de sus manos en el uso de diferentes herramientas escolares y no escolares.
  •   Coordinar la información que recibe a través de diversas vías sensoriales.
  •   Controlar su cuerpo y su movimiento en un espacio y un tiempo determinados, ajustándose a cambios de postura y equilibrio.
  •   Demostrar valores sociales como la honestidad, paciencia, tolerancia, cooperación, iniciativa y responsabilidad.
  •   Manifestar actitudes de aprecio por la historia, la cultura y los símbolos que nos representan como mexicanos y que representan al Estado de Israel.
  •   Manifestar confianza y sentimiento de pertenencia a su familia, grupo de iguales y a la comunidad judía en México.
  •   Mostrar una imagen positiva de sí mismo y conocimiento de su cuerpo.
A %d blogueros les gusta esto: